Efectos del ámbar

¿Porqué usa collar?
Es la pregunta del millón cada vez que algún amigo, pariente, pediatra, desconocido en el parque o farmacia, ven el cuello de mi hijo Felipe.
Yo les contesto una frase más o menos armada, que dice así: "es un collar de ámbar, un antiinflamatorio natural que los ayuda con los dientes" y nada más.
Pero la verdad es que este collar, además de ser súper taquilla, es muchísimo más que un remedio para los dientes. El ámbar es una "piedra" de resina fosilizada de árbol de millones de años de antigüedad, es un elemento "vivo" y  no un cristal o una piedra preciosa propiamente tal como generalmente se cree.
¿Cómo funciona? Al contacto con el calor de la piel, el ámbar libera su ácido succínico sutilmente, y es éste ácido el que contiene distintas propiedades, como por ejemplo su efecto analgésico y anti inflamatorio.
De este modo, el ámbar trae beneficios para la salida de los dientes, y también, alivia los dolores de huesos, molestias reumáticas, malestarés digestivos, etc.
Algunos autores también señalan que estabilizaría el funcionamiento del bazo, corazón y estómago.
Por ejemplo mi abuela, doña "marujita",  desde que usa su pulsera de ámbar dejó de tomar su dosis diaria de Ibuprofeno para las molestias varias de tipo articular que muchas mujeres padecen cuando pasan los 70 años.
Pero esto no es todo, el ámbar también guarda una faceta más esotérica, dadas sus propiedades de resina fosilizada de millones de años, ha sido usado como talismán protector por curanderos, brujos y "semidioses" desde los tiempos más antiguos, pues tiene la cualidad de transformar o mutar las energías negativas en positivas, dando un sentido de protección a personas de baja energía o con problemas de depresión. Sería como un amuleto protector para niños y adultos, una "lanita roja 3.0".
Uuf! tremenda explicación no? jamás le daría esta lata a un pobre extraño que sólo quería saber por que la guagüita está usando algo colgado al cuello…Pero si está claro que vale la pena decir aquí que nuestros collares para niños son seguros, con un broche en rosca para que no se lo quite y que la seda que une cada cuenca esta anudada, para que -en caso de que se rompiera- sus pelotitas no queden al alcance de los niños.
En mi caso, Felipe no ha tenido ningún problema con la salida de sus primeros dientes y muelas. Y junto con algunas y clentas The Mommy hemos podido comprobar que este collar les regula el exceso de baba. Mi hijo Felipe, como si nada, al poco tiempo de puesto su collar dejó de ocupar baberos (que tantas veces nos echan a perder la tenida, y que por lo demás hay que ir cambiando varias veces al día).
Algunas amigas me han contado que a sus hijos el ámbar les ha disminuido la alergia.
Sin duda aún  falta por investigar, ya es un paso que la FDA haya autorizado el uso de ácido succínico en cremas y medicamentos… por el momento estoy segura de que funciona y que los pollitos se ven increíbles!
Daniela Parra
Co-Fundadora The Mommy

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *