Beneficios del porteo que te sorprenderán

Cuando incorporamos el porteo dentro de nuestras herramientas o aliados de crianza, estamos optando por una serie de beneficios para nosotras y nuestros hijos.
Esta vez hicimos un barrido enfocándonos en el bienestar físico del bebé cuando usamos un portabebé ergonómico (mochila o fular, según tus preferencias y etapa de tus hijos).
No dejes de leerlos, porque además de sorprenderte, terminarán dejando fuera el temido mito de que a los niños “no les hace bien estar en brazos” cuando realmente sucede ¡Todo Lo contrario!

Algunos beneficios físicos cuando los llevas en un portabebé:

Como ya decíamos los aspectos positivos son muchísimos, la mayoría mediados por la oxitocina (10), tanto en los papás como en sus hijos. El contacto es imprescindible para la auto-organización física, sensorial y sensomotriz, así como de la formación de la personalidad y de las relaciones sociales del bebé (11,12).

Sensación de seguridad. Tras el parto, el bebé reconoce el cuerpo de su madre como su hábitat, sintiéndose seguro (13). A medida que crece esta sensación de seguridad en contacto con su mamá se mantiene y amplía al resto de los cuidadores habituales (14).

Tranquilidad. Al sentirse seguro, el bebé está tranquilo. Sabe que su supervivencia está asegurada, por lo que no activa sus sistemas de alarma (mecanismo evolutivo: cuando los seres humanos eran cazadores-recolectores, un bebé solo, estaba en grave peligro) Al sentirse tranquilo y evitar el estrés, el bebé puede dedicar esas energías a crecer (15).

Mejor calidad de sueño. A un bebé nervioso le cuesta más dormir (16). Uno tranquilo, que se siente seguro, concilia el sueño con más facilidad y tiene, por tanto, más oportunidades de dormir. El resultado es que los bebés tranquilos y seguros suman, al final del día, más horas de sueño y de mejor calidad. Esto es muy importante, ya que el cerebro humano organiza las experiencias vividas durante el sueño.

Mayor bienestar físico. La instintiva flexión de las piernas del bebé junto con el reflejo plantar y palmar sugieren que los bebés están adaptados a ser llevados en posición vertical. El bebé espera estar sobre el cuerpo de su madre de manera vertical. La relación madre-hijo proporciona la regulación fisiológica al bebé. Un bebé separado de su madre experimenta disminución de la frecuencia cardíaca y temperatura, trastornos del sueño y cambios en el electroencefalograma, es decir, un deterioro en los procesos de autoregulación (17).

En cambio, en contacto con su madre, los sistemas del bebé funcionan óptimamente (8,9).

• Consumen menos oxígeno y gestionan más eficazmente el gasto energético(18).
• Termorregulación más eficaz y “sincronía térmica”: si el bebé se enfría o calienta, la temperatura materna variará hasta un grado para compensarlo(9).

• Sistema digestivo: gracias al masaje de contacto y al aumento de temperatura que el bebé experimenta cuando es llevado en brazos o porteado, unido a la postura fisiológica, favorece la expulsión de gases y deposiciones y alivia el reflujo.
• Sistema circulatorio: la ausencia de estrés garantiza un ritmo cardiaco estable. Esta estabilidad en el sistema circulatorio es fundamental para el correcto desarrollo del bebé, especialmente del SNC(19).
• Sistema respiratorio: el patrón respiratorio del recién nacido es inmaduro. Necesita la cercanía de un adulto para sincronizar su respiración y adquirir su propio patrón(9).
• Sistema vestibular: el constante movimiento al que está sometido un bebé llevado en brazos o porteado, estimula el desarrollo de su sistema vestibular.
• Sistema inmunológico: las hormonas del estrés inactivan el sistema inmunológico, así que a menos estrés mejor funcionamiento del sistema inmune.
• Mejora la respuesta ante el estrés: los bebés toleran mejor el dolor(20).

Potencia el apego seguro (21). El contacto constante fortalece los procesos de apego seguro entre padres e hijos. Pasar mucho tiempo en contacto directo con el bebé, permite aprender intuitivamente sus señales de aceptación y rechazo. Así, están mejor preparados para interpretarlas y responder rápida y eficazmente, lo que proporciona al bebé apego seguro, autoestima y un modelo social saludable. Como consecuencia, darle al bebé “muchos brazos” y satisfacer sus necesidades optimiza su desarrollo físico, intelectual y emocional y lo convierte en un adulto más independiente y seguro.

Desarrollo óptimo del sistema nervioso. El sistema nervioso del recién nacido es inmaduro, por lo que gran parte de su desarrollo se produce fuera del cuerpo de la madre. En brazos o en el portabebés, la guagua recibe la “estimulación temprana” adecuada a su nivel de desarrollo (22). Adecuados en intensidad, variabilidad y duración, puesto que son los que elige el bebé según su nivel de desarrollo e interés. Es una estimulación multisensorial, que no solo incluye estimulación visual y auditiva sino también estimulación vestibular, olfativa y táctil (22). Además, el bebé en brazos o porteado, pasa más tiempo en alerta tranquila, que es el estado ideal para el aprendizaje (23).

 

Adaptación al entorno. Desde el lugar seguro, que son los brazos de sus padres, el bebé conoce el mundo: su familia, rutina y también distintos lugares y la sociedad. Y el contacto acelera su desempeño social, así como las expectativas de sí mismo como agente activo en las interacciones sociales (24). Aprende a diferenciar situaciones amenazantes de las que no lo son, porque reciben la información filtrada a través del adulto que le lleva. De otra manera, estará en alerta hasta que por sí mismo consiga averiguar si está en peligro o no.

Disminución del llanto. Los bebés que son llevados en portabebés lloran menos (25). El llanto es la manifestación más intensa de la falta de bienestar: supone un aumento del estrés y del gasto energético. Incluso se habla de hasta un 30% menos de llantos.

Favorece la lactancia materna (26). El contacto pone en marcha las mismas hormonas que promueven la lactancia: oxitocina y prolactina. El contacto piel con piel estimula su secreción. En la madre, el contacto con el bebé incrementa el nivel de dichas hormonas. Así, a mayor contacto, mayor presencia de oxitocina y prolactina, favoreciendo la lactancia. Por otro lado, ir cerca del pecho fomenta la succión a demanda, base de un correcto establecimiento de la lactancia.

Gracias al trabajo de E.S. López Acuña*, M.A. Salmerón Ruiz** su publicación constituye la fuente principal para la elaboración de este listado.

*Asesora de porteo. Co-directora del programa de formación de Asesoras de Porteo y Maternidad Asesoras Continuum.
**Pediatra de la Unidad de Medicina del Adolescente del Hospital Universitario La Paz. Doctora en Medicina y Cirugía. Mamá porteadora

Fuente Original, extraída de: pediatriaintegral.es

8. Towards universal Kangaroo Mother Care: recommendations and report from the First European conference and Seventh International Workshop on Kangaroo Mother Care. Nyqvist KH, Anderson GC, Bergman N. Acta Pediatrica. 2010; 99(6): 820–826.
9. Método madre canguro guía práctica. En Organización Mundial de la Salud. Ginebra: OMS 2004.
10. Gordon I, Zagoory-Sharon O, Leckman JF, Feldman R. Oxytocin and the development of parenting in humans. Biol Psychiatry. 2010; 15: 68(4): 377-82.
11. Rygaard NP. El niño abandonado, Gedisa. 2008.
12. Feldman R, Rosenthal Z, Eldelman A. Maternal-preterm skin-to-skin contact enhances child physiologic organization and cognitive control across the first 10 years of life. Biol Psychiatry. 2014: 75(1): 56-64.
13. Blois M. Babywearing. Pharmasoft Publishing. 2005.
14. Montagu A. Touching: The Human Significance of the Skin. Harper Paperbacks. 1986.
15. Charpak N. Kangaroo Mother Care: 25 Years After. Acta Paediatrica. 2005; 5: 514-522.
16. Morgan BE, Horn AR, Bergman N. Should neonates sleep alone? Biol Psychiatry. 2011; 70(9): 817-25.
17. Archer J. Ethology and Human Development. Rowman. Harvester Wheatsheaf. 1992.
18. Feldman R, Weller A, Sirota L, Eidelman AI. Testing a Family Intervention Hypothesis: The Contribution of Mother-Infant Skin-to-Skin contact (kangaroo care) to Family Interaction, Proximity, and Touch. J Fam Psychol. 2003; 17(1): 94-107.
19. McCain GC, Ludington-Hoe SM, Swinth JY, Hadeed AJ. Heart Rate Variability Responses of a Preterm Infant to Kangaroo Care. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2005; 34(6): 689-94.
20. Kostandy RR, Ludington-Hoe SM, Cong X, Abouelfettoh A, Bronson C, et all. Kangaroo Care (Skin Contact) Reduces Crying Response to Pain in Preterm Neonates: Pilot Results. Pain Manag Nurs. 2008; 9(2): 55-65.
21. Anisfeld E, Casper V, Nozyce M, Cunningham N. Does infant carrying promote attachment? An experimental study of the effects of increased physical contact on the development of attachment. Child Dev. 1990; 61(5): 1617–27.
22. Heller S. The Vital Touch: How Intimate Contact with Your Baby Leads To Happier Healthier Development. Holt Paperbacks. 1997.
23. Powell A. Harvard Researchers Say Children Need Touching and Attention. Harvard University Gazette. April 09 1998.
24. Bigelow AE, Power M. The effect of mother-infant skin-to-skin contact on infants’ response to the Still Face Task from newborn to three months of age. Infant Behav Dev. 2012; 35(2): 240-51.
25. Saeidi R, Asnaashari Z, Amirnejad M, Esmaeili H, Robatsangi. Use of “kangaroo care” to alleviate the intensity of vaccination pain in newborns. Iran J Pediatr. 2011; 21(1): 99-102.
26. Pisacane A, Continisio P, Filosa C, Tagliamonte V, Continisio. Use of baby carriers to increase breastfeeding duration among term infants: the effects of an educational intervention in Italy. Acta Paediatr. 2012; 101(10): 434-38.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *