En themommy hace rato que dejamos atrás la idea de una crianza perfecta o de que un estilo o gurú nos daría al 100% las pautas a seguir.

Así como en la cocina, la receta de crianza de un bebé se va dando a fuego lento con ingredientes únicos dentro de cada familia.

Es por ello que te invitamos a conocer algunas características del SLOWPARENTING, que con su mirada particular de enfocarse en los niños y el tiempo, puede darte algunas lecciones.

El concepto de maternidad/paternidad «slow» es un enfoque que nace del «Movimiento Slow», que aboga por llevar una vida más plena y calmada, poniendo especial énfasis en disfrutar del presente.

  1. Este goce de estar con tu bebé sin hacer nada más, debe dejar atrás esa “culpa” de no haber echo nada más (ese dejar de ser “productivas”).
  2. No programes todo tu tiempo (si tu bebé ya es un niño, tampoco llenes sus días de actividades). Deja espacio a la nada, a la calma. Esto dará vida a la creatividad y dejará al stress fuera.
  3. Dedícale un tiempo exclusivo a tu bebé. Dentro de lo posible hazte un espacio para dejar fuera la función “multitask” o “multitarea” y sólo céntrate en estar, jugar, acariciar. 
  4. Para nosotras la más valiosa: No ir siempre con prisas

El tiempo libre es un valor caro y escaso en nuestra sociedad. Como consecuencia, vamos acelerados todo el día… ¡Incluso cuando hacemos cosas con los niños! Queremos que terminen de comer en una hora, que nos de tiempo a verlo todo en un museo, que acaben todas sus tareas programadas en el día, que nos de tiempo a realizar todos los deberes domésticos y laborales antes de ir a la plaza…

Si algo de estas premisas del slowparenting te hacen sentido, súmalas a tu receta única de crianza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *